El panorama bibliotecario español está cambiando. Así lo demuestra el informe de 2012 del Panorama de las  Bibliotecas Públicas de Estado. Su cambio forzoso viene dado por varias circunstancias: recortes presupuestarios, nuevas demandas por parte de los usuarios, y avances tecnológicos. Gracias a las nuevas tecnologías y a las nuevas herramientas se ha conseguido potenciar