La gran mayoría de las empresas independientemente de su tamaño y volumen de negocio se han planteado la incorporación de las nuevas tecnologías a su día a día tras percatarse de que agilizan los procesos. Más tarde caen en la importancia vital de la gestión de la información que requieren y de la que disponen