Todos los años por estas fechas, un aluvión de estudiantes universitarios invaden las bibliotecas con el fin de sacar adelante esas asignaturas que siempre se nos han resistido a todos. Tal es la demanda, que en algunos casos se amplían los horarios, incluyendo fines de semana o festivos. Hasta aquí todo correcto, porque no hay