En esta sociedad de la sobreinformación, tendemos a darle más importancia a lo estético y su vertido en las redes sociales que a lo funcional, y esto ha provocado que ámbitos tan especiales como la sala infantil de las bibliotecas queden a merced de este tipo de actuaciones, sin analizar si su organización y servicio