Mucho se ha escrito y discutido en relación al impacto que han tenido las tecnología de la información y la comunicación en las bibliotecas, sobre la necesidad de los bibliotecólogos de capacitarse y actualizarse, así como de modernizar las bibliotecas, la infraestructura y sus servicios, pero toda esta transformación en donde deja a los usuarios