Tener la certeza de algo nos hace poderosos. Pero es un poder sujeto a hilos muy finos, ya que, como todo el mundo sabe, nadie tiene la razón absoluta. Y creo que esto se nos olvida muy a menudo, tan a menudo que muchas veces da hasta miedo. Por ejemplo, si yo expongo una idea,