Uno de los objetivos que cualquier biblioteca que se precie debería cumplir sería la de satisfacer al usuario en la medida de lo posible, respetando siempre la legislación establecida y por supuesto no poniendo en peligro a la institución ni a sus integrantes. El problema surge cuando la mala gestión por parte de la biblioteca