El pasado 14 de febrero la Biblioteca Municipal de Burgos, en la que me afano diariamente, cumplió veinte años de servicio. Ya en otro lugar he contado cómo lo hemos celebrado, así que no es cuestión de reiterarlo. Pero esta circunstancia me ha llevado inevitablemente a echar una mirada hacia atrás. No es la nostalgia