Con el fin de preservar el Patrimonio Cultural, dañado y expoliado durante años en conflictos armados y catástrofes naturales, diversas organizaciones públicas y privadas colaboran desde hace tiempo con el claro objetivo de minimizar las consecuencias. El gran avance a nivel mundial se desarrolló en 1954 en la Convención de la Haya. Centrándonos en el