¿Cuántos investigadores e investigadoras tienen conocimiento de las bondades de los medios sociales en lo que a investigación se refiere? ¿Conocen el potencial de la sindicación de contenidos vía RSS? ¿Autoarchivan sus publicaciones en algún repositorio y conocen sus beneficios? ¿Tienen página web personal o blog desde donde centralizar sus canales de comunicación y difusión