Muchos de nosotros, yo el primero, insistimos constantemente en la mejora continua de la gestión de nuestras unidades/instituciones/centros de información apoyándonos cada día más en la tecnología para superarnos día a día, pero muchas veces olvidamos aquello que mueve la máquina: las personas. Las personas son la sangre de cualquier organización, sin ellas, directamente, no