Todos sabemos que leer contribuye a transformar nuestros conocimientos. Por esto mismo leer no es un lujo, sino un derecho social, la condición más indispensable para acceder no sólo a información sino a formación. Está comprobado que favorece la concentración, la empatía y ayuda a prevenir la degeneración cognitiva. Mientras se lee un texto, el