Las sociedades tienen un gran problema cuando los libros son destruidos, censurados, excluidos u olvidados. También cuando las bibliotecas son diezmadas. La lista de bibliotecas desaparecidas es larga: las bibliotecas de Constantinopla saqueadas por los cruzados; los códices mayas destruidos por los monjes franciscanos; las bibliotecas de Beijing y Shangai destrozadas por las fuerzas de