¡Ay, pobre ortografía! Es cada vez  más frecuente toparnos con errores de ortografía y lentamente las formas sintácticas correctas se van quedando olvidadas en un cajón. Algunos le adjudican la responsabilidad a Internet, yo estoy de acuerdo con los que proponen que las malas costumbres simplemente se hacen más evidentes, se exponen de manera pública,