Con la llegada de las nuevas tecnologías, más bien con la llegada de Internet, surgieron cuestiones cómo dónde se iban a ubicar “virtualmente” todas las publicaciones (en concreto las científicas por tener una mayor demanda).  Es entonces cuando surge la necesidad de crear repositorios. A éstos se solía acceder desde la propia biblioteca, y era