¿Eres de los que tienen su casa llena de libros, de los que aprovechan el más mínimo espacio de la pared para colocar una estantería donde seguir almacenándolos, de los que acumulas libros que te han regalado y nunca has leído porque no encajan con tus gustos pero te niegas a tirar a la basura