L@s profesionales estamos diría que saturados de analizar y desmenuzar las competencias que el entorno digital nos exige a los documentalistas. Son tantas que ya casi pareciéramos superhéroes, muy alejados de aquéllos eruditos gruñones que vigilaban los libros como si de sus posesiones más valiosas se tratase. En mi opinión, una de estas competencias sobresale