El debate sobre las nuevas formas de lectura está a la orden del día. Mientras unos hacen una defensa a ultranza del soporte tradicional —el papel—, otros se muestran claramente partidarios del libro electrónico (véase la controversia que mantuvimos Joaquín Hierro y yo mismo en este espacio). Razones hay que apoyan ambas tendencias —nuestro querido