Desde tiempos inmemoriales el servicio al cliente ha sido la clave de la rentabilidad de las organizaciones, sin embargo, otorgar el servicio ideal solo se logra cuando se genera confianza y valor agregado. Pero, ¿cómo saber una organización está ofreciendo realmente un buen servicio? Actualmente, ya no basta con solo brindar un servicio de excelencia