La construcción de una nueva sociedad sobre los pilares de la interculturalidad requiere del esfuerzo de todos, es un tapiz que no se teje por decreto ni tampoco puede atajarse con muros y vallas. Es un empeño, por el contrario, para el que se precisa construir puentes, tender pasarelas y crear vínculos. La sociedad global