En septiembre las bibliotecas públicas comienzan a poner a punto sus clubes de lectura. Se abren los plazos de inscripción, se seleccionan las obras, se programan las actividades complementarias. Septiembre no deja de ser el mes de los propósitos buenos (título que se disputa con enero): apuntarse al gimnasio, a clases de inglés o de