“Su madre lo llamó “¡MONSTRUO!” y Max le contestó “¡TE VOY A COMER!” y lo mandaron a la cama sin cenar.” Así comienza la disparatada historia de un niño muy travieso llamado Max, que se va a la cama sin cenar por su mal comportamiento y cuando llega a su habitación emprende un viaje fascinante