Si hubo una reina olvidada por los historiadores, esa era María Antonieta. La nueva obra escrita e ilustrada por Benjamin Lacombe atrapa al lector casi sin abrir el libro de cuidado formato en tela y lomos dorados hacen entrever una gran obra de arte dentro. El formato epistolar entrelazado con las narraciones en primera persona