El próximo 13 de septiembre el escritor galés Roald Dahl soplaría las 100 velas de una gran tarta si aún estuviera entre nosotros, aunque ciertamente nunca ha dejado de estarlo gracias a sus obras, que siguen captando la atención de los lectores y de las adaptaciones que, con mayor o menor acierto, han llevado a