Se acerca el final de un año y con él llegan los días de análisis, valoraciones y balances. Los que nos dedicamos a la profesión bibliotecaria tenemos amplia experiencia en hacer números y estadísticas para justificar nuestra existencia e, incluso me atrevería decir, que somos expertos en el arte de la magia para sacar adelante