En una entrada anterior de este blog invitaba a los lectores a leer el siguiente, en el que me ocuparía de libros fantásticos, entendiendo por tal expresión libros ficticios, inexistentes fuera de la imaginación de quien los mencionaba. Supongo que ha llegado el momento de cumplir lo prometido, ¿no? Y, claro está, cuando de libros