Hace poco ví en un museo una exposición de libros “desplegables”. La muestra estaba ubicada en el Museu Blau, el museo de ciencias naturales de Barcelona, y llevaba por título “Pàgines vives” (páginas vivas). Los libros expuestos eran de la colección privada de Ana maría Ortega y Álvaro Gutiérrez, que albergan más de 2.000 libros