Después de llevar varios años pendientes de la irrupción tecnológica en el fenómeno de la lectura —la popularización de los ordenadores personales, la eclosión de Internet, la invención de los libros electrónicos, el acceso vía streaming, la lectura sincronizada…—, parece que ya está fuera de toda duda que la definición tradicional de libro, aquella que