La obra se despliega ante el lector con la espectacularidad misma de una escenografía operística: edición de gran formato, desplegable en acordeón de sus 38 páginas y papel que ofrece gran calidad de reproducción de unas ilustraciones que desbordan las páginas del libro. Todo un atractivo envoltorio que acoge una adaptación que el propio Benjamin