Cuando hablamos de obras de arte a precios estratosféricos, lo primero que se nos viene a la cabeza son pinturas: Greco, Velázquez, Turner… Caprichos al alcance de muy poc@s. Pero los libros también pueden alcanzar cifras mareantes. El mundillo bibliófilo es codiciado y selecto.  Tanto, que much@s de quienes pueden permitírselo repiten, como si de