Las primeras plataformas de lectura electrónica surgen en Estados Unidos por los años ’90. En España, la permanencia al margen de las bibliotecas y la negativa, por miedo a la piratería, de la industria editorial a ceder los derechos de autor, ha retrasado la aceptación del nuevo formato hasta la primera década del siglo XXI.