La primera vez que juntas letras y las resuelves en una palabra que tiene sentido, el mundo comienza a tener una nueva forma: descubres palabras hasta en la sopa. Es quizás por eso por lo que muchos tengamos tanto cariño a ese primer libro que te hacía juntar la m con la a para decir