En mi post anterior hablé de la primera ley en Reino Unido que permitía la creación de bibliotecas públicas. Antes de llegar a su emplazamiento actual, la biblioteca central de Manchester había pasado por dos emplazamientos anteriores. En 1850, el alcalde de Manchester, Sir John Potter, lideró una campaña para recaudar dinero para poder construir