No sé qué nos pasa a la mayoría de las personas cuando crecemos y nos hacemos adultos. Se nos va la chispa, la gracia, la curiosidad; nos da apuro reír a carcajadas y miramos, extrañadas, a alguien que canta mientras camina, olvidado del mundo y de sí mismo. (No exactamente: en los últimos días ha