Juan Ros no ha dejado nunca títere con cabeza. Si por muchos fuera, habría sido un títere más sin cabeza a merced de la burocracia endogámica que hay fuera de las aulas. Como buen sagitario es un hombre vivo, cercano y aventurero. Lanza sus palabras con la habilidad del mejor arquero, flechas que de ironía