Cuando aparecimos sobre la tierra no había escritura. ¿Para qué? Nuestro día a día estaba centrado en buscar comida y protegernos de las inclemencias del tiempo, los animales y algún que otro enemigo. Para lo que teníamos que anotar nos bastaba con rocas, hojas o cualquier otro material que tuviéramos a mano. Cuando por fin