Debo confesaros que he reescrito esta entrada como unas ¿mil veces? Al principio pensé que podría ofender a alguien, después pensé que era demasiado agresivo, después que no contaba nada, que contaba demasiado y así un largo etcétera. Ante todo quiero recalcar que no quiero hacer apología política sobre nadie ni nada, pues este no