Es sabido por todos, o por casi todos, que el usuario de una biblioteca pública o municipal no tiene las mismas necesidades que el perteneciente a una especializada, (ya sea universitaria, científica-sanitaria o privada). Pues bien, dentro de este último cupo, existe lo que denominamos el “usuario investigador”. Es decir, aquel que requiere de nuestra