El entorno económico y social actual se caracteriza cada vez más por su dinamismo y destrucción de fronteras físicas. Hay una mayor interdependencia entre países, avances tecnológicos importantes en países emergentes y no en los tradicionalmente más avanzados, grandes movimientos migratorios y aparición de nuevos bloques regionales. Esto hace que el mundo sea más competitivo