La singularidad documental de la historia clínica viene dada porque la comprensión de su naturaleza requiere conocimientos específicos de documentación sanitaria, no solo para garantizar su correcto archivado, sino para comprender su contenido plagado de terminología médica, normalmente codificada siguiendo clasificaciones como la CIE-9-MC o la CIE-10-ES. Además de ello, se trata de un documento