Cuando entro en una librería, raras son las ocasiones en las que voy a por un libro en concreto, la mayoría de las veces me sumerjo en la romántica estela que rodea una librería con sus estanterías y sus pilas de libros colocadas estratégicamente para que el comprador vea las últimas novedades, pero ¿no os