Los desastres naturales, las guerras, las hambrunas, las epidemias y todos aquellas situaciones de crisis humanitaria precisan de actuaciones rápidas y contundentes para paliar los daños producidos en la población. Muchas de las tragedias personales se fraguan en los momentos que siguen a la catástrofe, y son ellas las que requieren de una asistencia urgente