Por suerte o por desgracia soy asidua a los hospitales, he pasado por muchas consultas, recorrido muchas plantas y pasillos, casi mi segundo hogar es una sala de espera de un hospital. La sala de espera de cualquier consulta y de cualquier hospital suelen ser muy parecidas: lúgubres, sillas incómodas, gente por todos los lados,