No es fácil obtener cifras fiables sobre las personas que carecen de hogar en España y viven de forma transitoria o permanente en la calle. Los datos procedentes de las encuestas del Instituto Nacional de Estadística, de los recuentos nocturnos de los albergues y de investigaciones específicas de organizaciones no gubernamentales no suelen ser coincidentes.