“No tengo miedo de la muerte. Es el juego que uno acepta para poder jugar el juego de la vida” (Jean Giraudoux). Nos guste o no, la muerte es el desenlace natural de la historia de la naturaleza de nuestro cuerpo y de sus funciones. Es el fin como ser humano y también de nuestra identidad