Hace unos días desayunábamos con la noticia de que en las bibliotecas municipales de Madrid no se encontraba ningún libro entre los 50 artículos más prestados. La cúspide estaba ocupada por películas y revistas. Sin embargo, hay hechos y acontecimientos que nos siguen indicando que las bibliotecas y los libros siguen siendo y no dejarán