Cada día somos más las personas que recibimos una cantidad ingente de correos electrónicos que dificultan nuestra capacidad de asimilación y, sobre todo, nos restan horas para llevar a cabo otras tareas. Si en 2009 ya había un estudio que ofrecía una media de 23 correos electrónicos recibidos de media, teniendo en cuenta la concentración