La biblioteca universitaria siempre ha sido un ejemplo a seguir por las demás bibliotecas especializadas. Ya sean escolares, de idiomas o municipales, la cantidad de conocimiento que alberga este tipo de bibliotecas es inmenso y de un valor incalculable. Incluso me atrevería a decir que el tipo de demanda especializada hace que, de algún modo,