El marketing tradicional utiliza el concepto de “ciclo de vida” para analizar en qué momento se encuentra cada elemento de su cartera de productos. Los detergentes, los coches o las zapatillas nacen y se introducen en el mercado; crecen y comienzan a dar alegrías; se hacen adultos estabilizándose y ayudando a crecer a los demás