El título del post refleja lo que seguramente hemos pensado todos en alguna de las entrevistas de trabajo a las que hemos acudido. Eso y “Tierra trágame”, “Quien me mandaría a mi venir” y un largo etcétera de expresiones. Las anécdotas podrían ser infinitas, pero he recogido solo algunas de las que me han sucedido